Lugar de Nacimiento: Armenia Nacionalidad: Argentino Naturalizado Estudios Cursados:  Mutual de Bellas Artes Casa de la Cultura Municipal (Ramos Mejía, Pcia. de Bs. As.) Perfeccionamiento con los Maestros: Juan A. Gabriele Cleto Ciocchini Emilio Carpanelli Sociedades en las que participó: Gente de Arte de Avellaneda Club La Estampa de Bs. As. Artistas Plásticos del Oeste S.A.A.P. (Sociedad de Artistas Plásticos) Funciones Directivas: Presidente Centro Cultural de San Antonio de Padua Director de la asesoría cultural Club de Leones Internacional Distrito O4 período '84/85 Presidente del Club de Leones de San A. de Padua Coordinador Cultural de Artes Plásticas de la 33º Convención Internacional del Club de Leones Distrito 0. Argentina ® Todos los derechos reservados Su historia...  Desde una infancia signada por un destierro forzoso, llegó a la Argentina quien hoy es un destacado exponente de las  artes plásticas, no solo del Partido de Merlo, sino del país todo.  Se desvanecía el corto período de paz en Armenia, región montañosa del Asia occidental cuando, en 1920 nacía en esas  tierras Toros Gurlekian.  Siendo muy niño aún, fue expulsado por los turcos de su tierra, junto con su familia y debieron vagar por el desierto para  salvarse del primer genocidio del siglo, hasta llegar al Líbano. Allí su padre se enrola en la Legión Extranjera y le hablan  de una tierra en donde los trigales acarician el viento; entonces trae a su familia a América.  Aquí Toros comenzó a crecer con una nueva fe pero sin olvidar las raíces de su pueblo, valiente y luchador. Aquí se casó  y junto con Rosita, su esposa, vieron crecer a sus hijos, Jorge, Susana y Daniel y en 1951 comienza a edificar la que hoy  es la casa del artista plástico que enorgullece a San Antonio de Padua.  Toros Gurlekian ya abuelo y naturalizado argentino, es un artista con una sensibilidad única y la vuelca en sus obras  donde rinde culto a la memoria, al amor, a la reflexión al hombre y a la propia naturaleza.  Hoy vive en esta ciudad a la que hizo suya y a la que engalanó con su mural "La Argentina" en el Hospital Eva Perón o  con su "Mural de la vida" donado a los bomberos voluntarios de Merlo o con el logo y escudo de San Antonio de Padua.  Sus comienzos fueron como de todo artista, garabateando los dibujos a sus compañeros. Luego, vinieron los maestros  que si bien influenciaron sobre su técnica, no cambiaron su innata habilidad y su manejo del pincel y mucho menos, se  interpusieron en su sensibilidad. "Lo que uno hace tiene que trasmitir algo, el espectador tiene que introducirse en la  obra" dijo en una oportunidad el maestro Gurlekian y eso es lo que logra en su serie marinas, porque ponerse frente a  una de esas pinturas es como estar sentado en la escollera de cualquier puerto y ver ese espectáculo cambiante del mar,  esa fuerza de Dios que arrasa con todo.  Con su serie de obras respecto del genocidio más ignominioso que recuerda la humanidad, Toros Gurlekian nos deja algo  más que un mensaje, es un alerta sobre las barbaridades que no deben volver a repetirse.   "En la humanidad tuvimos muchos malos ejemplos -dijo una vez el pintor- y el arte se nutre de esas tragedias,  lamentablemente es así, lo que hace es mostrar el horror de las guerras y los desplantes de los dictadores, para tratar  que la humanidad sea un poquito más pensante. Y de esto continúa diciendo Gurlekian, dan muestra ciertas obras como  por ejemplo el Guernica, donde con dos o tres pinceladas Picasso hizo un recordatorio de la tragedia".  Toros Gurlekian fue presidente del Centro de Arte y Cultura de Merlo, del Club de Leones, jurado de varias e importantes  exposiciones y jurado notable de los Torneos Bonaerenses de 1995.  Desde 1973 expone en forma individual y sus obras recorrieron desde el salón de arte de La Colonial hasta el Centro  Cultural Recoleta y el Salón de Arte del Hotel Sheraton, pasando por ciudades como Mar del Plata y La Plata. También en  el exterior conocen y aprecian su fino arte ya que sus obras fueron expuestas en las ciudades de Erevan (Armenia),  Hamburgo (Alemania),y Foz de Iguazú (Brasil). Esto sin dejar de mencionar que coleccionistas privados de Japón, EEUU,  Brasil, Armenia y Uruguay se deleitan con las pinturas de tan exquisito artista plástico residente de esta ciudad.